Ángulo Infraesternal como Primera Compensación

Introducción

El ángulo infraesternal (ISA) nos aporta información sobre la estrategia respiratoria que adopta un individuo para poder completar el ciclo respiratorio. Este ángulo tiene una estrecha relación con el posicionamiento de la pelvis y por tanto nos da información clave sobre las posibles limitaciones que un individuo puede tener en sus miembros inferiores.

Por ello, hoy vamos a relacionar de forma más práctica estas 2 estructuras, para que puedas sacar mejores conclusiones de que presentación tiene tu deportista y, por tanto, tomar decisiones más acertadas.

Ángulo Infraesternal (ISA) como primera compensación

Aunque si que es cierto que las personas vamos generando capas de compensación según nuestra genética, estilo de vida y deporte practicado, no quiero que te tomes esto como algo universal que se cumple en todo el mundo por igual ya que no hay 2 cuerpos iguales y, mucho menos, 2 vidas iguales. Cada pequeño detalle puede ir marcando la diferencia sobre que estrategia decide adoptar el organismo como la mejor elección para seguir respirando y luchando contra la gravedad.

Lo que sí puedes hacer es tomar esto como unas líneas generales que pueden ayudarte a dirigir tu trabajo, pero siempre con el ojo activo ya que cualquier lesión, experiencia o genética misma, puede desviar el comportamiento que pasamos a explicar a continuación.

El cuerpo es un organismo diseñado para gastar el mínimo de energía posible (supervivencia) y por ello con cada compensación trata de ser lo más eficiente posible. Por ello es muy probable que la primera capa de compensación de un individuo se de entre las costillas 7ª y 10ª (las más moldeables) abriendo o cerrando el ISA en función de las necesidades siguiendo el principio de camino de menor resistencia.

ISA. Ángulo Infraesternal.

ISA Ancho = Pelvis en exhalación

Una pelvis exhalada (recuerda: en RI, ADD, y EXT de los ilíacos con Nutación Sacra), sesgará el esqueleto axial hacia la compresión dificultando, en primera instancia, la entrada de aire. Por este motivo, este tipo de presentaciones encontrarán en el ISA el camino de menor resistencia para obtener lo que les falta: inhalación. Para ello abrirán este ángulo posicionándolo en un estado permanente de inhalación.

ISA Estrecho = Pelvis en Inhalación

Por el contrario, una pelvis inhalada (recuerda: en RE, ABD, y FLEX de los ilíacos con Contra Nutación Sacra), sesgará el esqueleto axial en inhalación encontrando el individuo dificultades para exhalar. Por ello, en este tipo de presentación se tienden a cerrar el ISA, con una sobre activación constante de oblicuos externos y, en muchos casos, del recto del abdomen.

Movimientos Relativos Vs Orientaciones

Si has leído todos los artículos hasta la fecha seguro que te has percatado de que estos conceptos ya los tratamos en el artículo cuatro. Sin embargo, aunque no viene mal recordarlo, el principal motivo de recordar estos conceptos es que es fácil confundir ambos términos pudiéndonos llevar a valoraciones algo erróneas.

Un ISA ancho, a priori y si no hay más capas de compensación, se relacionará con una pelvis más anteriorizada pero es que, en la mayoría de los casos, encontraremos ISAs estrechos…¡Con pelvis también en anteversión!

¿Cómo puede ser esto?

Básicamente porque la mayoría de las compensaciones acaban en una pelvis anteriorizada (por orientación) ya que, energéticamente, es menos costosa que una pelvis en retroversión.

Sin embargo, y atento/a porque creo que aquí está el mayor punto de confusión, esa pelvis puede estar perfectamente inhalada, es decir con el sacro en Contra Nutación y aun así estar en anteversión.

Tanto la musculatura extensora de la espalda, como los músculos que anteriorizan la pelvis pueden provocar una anteversión “en bloque” independientemente de como se situe el resto de las estructuras de la pelvis entre sí. Y aquí es donde nos puede aportar ese punto de información extra conocer el ISA de una persona. De esta forma, ante 2 pelvis que a primera vista se encuentren orientadas anteriormente, el ISA puede ser el elemento diferenciador que nos haga saber que una de esas pelvis está exhalada y la otra inhalada y, por lo tanto, las estrategias que tengamos que adoptar sean distintas.

ISA Estrecho y Pelvis Anteriorizada

En este ejemplo podemos intuir un ISA estrecho por lo que, a priori, su pelvis estará sesgada hacia la inhalación a pesar de la inclinación pélvica anterior en “bloque”.

ISA Ancho y Pelvis Anteriorizada

En este segundo ejemplo, el ISA ancho nos da pistas de que esa pelvis seguramente esté más sesgada hacia la exhalación

Como ves, dos personas totalmente distintas pueden acabar en una anteriorización de la pelvis. Sin embargo, debajo de esa capa de capa de compensación más superficial donde la pelvis se orienta de forma anterior, la configuración de todo el complejo pélvico es completamente distinta.

¿Cómo empezamos a trabajar en ambos casos?

Pues, aunque ambas personas tengan sesgos distintos, seguramente el trabajo inicial sea muy parecido en ambos casos. El motivo es que primero debemos atacar esa capa de compensación más superficial que orienta la pelvis en bloque hacia delante.

Trabajos de respiración donde “encontremos” los talones y los isquios de la persona serán una muy buena opción para empezar (Wall Suportted Reach, 90/90 Hip Lift…).

En ambos casos buscamos respiraciones tranquilas (sistema nervioso parasimpático) con exhalaciones completas (la mayoría de las personas no expulsan todo el aire) pero con una diferencia.

  • En el caso de Isas estrechos con una mayor activación de la musculatura oblicua les pediremos que exhalen como si quisieran empañar un cristal, algo más suave.
  • En el caso de Isas anchos, con una orientación más excéntrica de estos oblicuos, les pediremos que exhalen “frunciendo” labios, como si estuvieran inflando un globo.

Además, depende del grado de compensación en ambos casos, podemos jugar con el grado de flexión de la pelvis en el resto de ejercicios dándole a cada persona lo que no tiene. Lo que necesita.

En el caso de la chica, con una pelvis más inhalada, podemos jugar con ejercicios donde los grados de flexión de cadera se muevan entre los 60 – 100º (más RI) y/o con ejercicios tipo bisagra, buscando esa exhalación de la pelvis que necesita. También sería interesante colocar bloques de yoga entre las piernas para apretarlos y buscar aún más esa RI de la pelvis.

En el caso de Bolt podemos jugar más con los primeros grados de una sentadilla, con talones elevados e incluso colocando unas miniband (sin pasarnos) para sesgar esa pelvis hacia la RE que le falta.

Conclusiones

La valoración es un proceso muy amplio debido a la complejidad del ser humano y a todos los factores que le influyen.

Por eso es básico tener un sistema organizado que nos de pistas de por donde podemos tirar para darle a cada persona lo que más necesita y conseguir planes de entrenamiento más personalizados.

Aún así recuerda que esto no deja de ser una guía y muchas veces te tocará probar mil ejercicios hasta que consigas encontrar el idóneo para una persona en concreto.

¡Abrazos! 😊

2 comentarios en “Ángulo Infraesternal como Primera Compensación”

  1. ¡Muchas gracias David! ¡Qué bien lo has explicado! Cada vez voy entendiendo todo el tema de valoración mucho mejor gracias a esta pedazo de formación. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?
Estamos Cuidando de tu web - Iberzal