Toe Touch Test: mucho más que “Flexibilidad” de Isquiotibiales


























Puntuación: 4 de 5.

Si tienes un grupo muscular tenso, el motivo más probable es que tenga ese exceso de rigidez por la posición articular adoptada

Introducción

Es común usar el Toe Touch o “Toque de dedos” para medir la “flexibilidad” de los isquiotibiales de una persona.

En mi opinión existen 2 problemas con este uso.

El primero de ellos es que el propio test en sí, al ser un test global, nos da muchísima más información que la teórica flexibilidad de este grupo muscular y, el segundo, es que considero que por norma general es poco útil medir el “grado de flexibilidad” de un tejido en concreto.

¿Por qué no es útil medir la flexibilidad?

El resumen corto sería porque la estructura dicta la función. Una persona ciega, en un entorno en el que se siente segura, se desenvolverá sin ninguna tensión y de forma eficiente. Si a esa misma persona le sacas de su entorno habitual y le pides que se desplace rápido, seguramente le costará e irá “a tirones” pero si se lo impones y no le queda más remedio, lo acabará haciendo, aunque ello conlleve darse algún que otro golpe con las paredes. Eso sí, una vez que cese la obligación, seguramente esta persona vuelva a desplazarse con pequeños pasos, manteniendo la tensión y tratará de volver a su entorno habitual (zona segura).

Si tienes un grupo muscular tenso, el motivo más probable es que tenga ese exceso de rigidez por la posición articular adoptada. Esta posición articular vendrá determinada por la mezcla de genética, ambiente y emociones en busca siempre del posicionamiento a priori más favorable y seguro para el organismo. Es por ello que, estirar un músculo “a la fuerza” sería el equiparable a pedirle a una persona ciega que se desplace rápido en un entorno desconocido. Si nos empeñamos en estirarlo a muerte este acabará cediendo, pero en cuanto dejemos de insistir el músculo volverá a su “zona segura” al igual que lo haría el ciego.

Esto no quiere decir que estirar, en contextos concretos y utilizando esa ventana de mejora como forma de integración global no pueda tener cabida. Al igual que al ciego podemos ir enseñándole el nuevo entorno poco a poco y, con lo que aprende, ir exigiéndole tareas de más simple a más complejas, algo parecido pasaría con el músculo si trabajamos de forma coherente.

Para finalizar este apartado, te dejo uno de los mejores ejemplos que he encontrado sobre como la estructura dicta la función.

Desengranando el Toe Touch

Contenido Exclusivo Solo Miembros

Suscríbete al Área Privada por 9,95€/mes o 45,95€ /6 meses. ¡Tendrás acceso a todo el contenido y mucho más! Aprovecha Ahora y Obtén un Periodo de Prueba de 7 Días y Podrás Cancelar Cuando Quieras

Deja un comentario

Carrito de compra
Ir arriba